• Rafael Vivanco, Enólogo de Bodegas Vivanco, continúa su profunda labor de investigación y crea un vino blanco pionero en Rioja. Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda constituye un hito enológico, no sólo por el coupage que potencia la máxima expresión de sus cuatro variedades blancas, sino por su crianza sobre lías finas en barrica y en depósito de acero inoxidable, y posterior afinamiento en botella durante dos años, que hacen de él un excelente vino de guarda.

 

  • Colección Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda nace de la inquietud de Rafael Vivanco por descubrir la máxima expresión de cuatro variedades cien por cien riojanas: Garnacha Blanca (40%), Maturana Blanca (30%), Tempranillo Blanco (20%) y Viura (10%), todas ellas cultivadas de forma sostenible. Un coupage que por primera vez se elabora en La Rioja, con una arriesgada presencia de la casi extinta Garnacha Blanca; la longeva Maturana Blanca, con cuatro siglos de historia; la mutación blanca de la Tempranillo Tinta y la estructura de la Viura. Cuatro variedades cuya armónica proporción dan cuerpo a un vino pleno de matices, nacido para crecer en el tiempo tras una crianza de 36 meses.

 

  • La edición limitada de 3251 botellas resume el respeto a los terruños de procedencia y a sus variedades. Color verdoso brillante, casi eléctrico, que en nariz permite descubrir notas minerales, Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda potencia con el tiempo la frescura y vivacidad de la fruta escarchada y es perfecto para disfrutar junto a verduras, mariscos, todo tipo de pescados, especialmente los azules y grasos, quesos y arroces. Un fiel reflejo, en definitiva, del nuevo paisaje de los blancos riojanos a través de Bodegas Vivanco.

La pasión por investigar, por descubrir y reinterpretar el fruto de la tierra, por analizar la singularidad y el potencial de cada variedad, es una constante en el enólogo Rafael Vivanco. Una filosofía que, fruto de años de estudio junto al equipo enológico del bodeguero riojano, toma cuerpo en Colección Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda. Se trata de un vino pionero en Rioja no sólo por su coupage de variedades autóctonas riojanas (Garnacha Blanca, Maturana Blanca, Tempranillo Blanco y Viura) sino también por su novedoso proceso de crianza sobre lías (barricas de roble francés y depósito de acero inoxidable) que incrementa su potencial como vino blanco de guarda.

El alma de cuatro variedades blancas cien por cien riojanas

Tras años de investigación, se identificaron tres terruños de viñedo propio donde Garnacha Blanca, Maturana Blanca, Tempranillo Blanco y Viura, cultivadas de forma sostenible y con el máximo respeto a la tierra, reunían su mejor expresión. Cuatro variedades, cuyo coupage se elabora por primera vez en nuestra tierra, dan lugar a un vino de guarda que evoluciona y cuyos matices crecen con el tiempo.

La innovación de Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda desafía las dos premisas que caracterizaban la elaboración de este tipo de blancos en Rioja. Hasta ahora, la mayoría de los blancos riojanos destinados a largas crianzas se elaboraban mayoritariamente con la variedad Viura (en este nuevo vino de Bodegas Vivanco su presencia es tan sólo del 10%), con pequeñas aportaciones de otras variedades minoritarias. Además, su crianza tenía lugar de forma prolongada, en busca de una mayor complejidad, en barricas de roble americano y francés.

Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda supone un nuevo concepto dentro de estos vinos blancos nacidos para crecer con el tiempo. Primero, porque su alma se nutre, por primera vez, de un coupage de cuatro variedades cien por cien riojanas: la Maturana Blanca y el Tempranillo Blanco, exclusivas de esta DO; y la Garnacha Blanca y la Viura, uvas perfectamente adaptadas durante siglos al territorio de esta región. Y, en segundo lugar, por el concepto de crianza: el 80% del vino ha sido criado sobre lías finas (que aporta redondez, preserva los aromas y las características varietales) en depósito de acero inoxidable durante más de 12 meses. El 20% restante ha permanecido en las mismas condiciones en barricas de 500 litros de roble francés (nuevo en un 50%) durante el mismo periodo de tiempo. El resultado, un vino construido desde el máximo respeto a los terruños de procedencia y a sus variedades. Un fiel reflejo del nuevo paisaje de los blancos riojanos.

La tersura y la frescura de la añada histórica del 2014, en el paladar

 Tras el frío, el tiempo se estabilizó, al igual que las horas de sol. La de 2014 fue una añada casi histórica para las variedades blancas de Rioja que se vendimiaron durante los primeros 20 días de septiembre, como fue el caso de Bodegas Vivanco, antes de la entrada importante de lluvias. El resultado fue una uva sana, tremendamente tersa, fresca, jugosa, con una madurez y un equilibrio de acidez casi perfecto, que ha favorecido vinos perfectamente preparados para una larga crianza.

La Garnacha Blanca, procedente de la Finca El Bosque en San Vicente de la Sonsierra, es la variedad predominante (40%) de Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda. Se trata de una uva casi en extinción dentro del marco varietal riojano. Con apenas 100 hectáreas de viñedo en toda la DO, Bodegas Vivanco es líder en su cultivo. La Garnacha Blanca exige madurez, espera y templanza, para obtener vinos verdosos en su color y grasos en el paladar. Vinos que crecen en el tiempo, con excelente acidez y un carácter único.

Por su parte, la Maturana Blanca (30%) cultivada en Panizares, terruño situado en Tudelilla, constituye quizá la uva más desconocida y con mayor potencial de toda la región, a pesar de ser la más antigua, ya que el primer conocimiento escrito en Rioja data de 1622. Escondida, casi extinta tras cuatro siglos, la Maturana Blanca es una uva de gran personalidad que no existe en ningún otro lugar del mundo. Bodegas Vivanco es, de nuevo, pionera y líder en su cultivo en Rioja. De hecho, la apuesta de Rafael Vivanco por esta variedad es clara: una de cada tres cepas de Maturana Blanca que existen en Rioja están plantadas en viñedos de la familia Vivanco. La dimensión y el potencial de crianza de esta variedad es toda una sorpresa en Vivanco 4 Varietales Blanco por su carácter más terpénico y cercano a otras regiones de máximo prestigio mundial. Es la segunda variedad en su coupage y su presencia delata toda la originalidad del vino.

 Procedente de la misma zona de plantación, el Tempranillo Blanco (20%) es la tercera variedad que conforma este blanco de guarda pionero. Esta variedad única en el mundo, producto de una mutación genética natural a partir de un solo sarmiento de una cepa de Tempranillo tinto, localizada en un viñedo viejo de Murillo de Río Leza, aporta la floralidad y la sofisticación de este vino. Los aromas casi tropicales de su juventud se convierten en notas marchitas, de fenol, elegantemente maduradas.

 A pesar de que la Viura es la variedad por excelencia dentro de los blancos de Rioja, su presencia en el nuevo vino de Bodegas Vivanco es tan solo del 10%. Cultivada en La Isla, en Briones, el potencial de la Viura es altísimo, sobre todo como vino de guarda. Aporta la parte eléctrica del vino, su estructura de crecimiento, el esqueleto del vino. Su carácter afilado permitirá al vino seguir creciendo y lo sustentará en el tiempo como ejemplo de vino blanco de guarda.

Sobre Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda

 Vinificación: Vendimia manual de cada una de las variedades en pequeñas cajas de diez kilogramos de capacidad. Enfriamiento en cámara de frío hasta que la temperatura de la uva alcance los 3 °C y selección de todos los racimos antes de su encube. Doble selección de racimos y encube. Cada variedad se elabora por separado. Tras una breve maceración de los racimos de uva entera en frío (entre 10-12 horas), únicamente el mosto lágrima obtenido fermenta, en un 80% en pequeños depósitos de acero inoxidable a una temperatura controlada (12 – 15 °C) para conservar toda la expresión varietal, y en un 20% en barricas de roble francés de 500 litros, nuevas y de segundo año.

Crianza: El 80% del vino obtenido permanece en contacto con sus lías en depósito de acero inoxidable durante 12 meses, para preservar los aromas varietales frente a la oxidación y dotarlo de mayor armonía y untuosidad en boca. El resto, un 20%, permanece, también, en contacto con sus lías finas durante este mismo periodo de tiempo en barricas de roble francés de 500 litros (nuevas y de segundo año). Tras su crianza, se realiza el coupage y el embotellado de los vinos, para afinarse otros 24 meses más antes de su lanzamiento al mercado.

 Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda destaca por su color verdoso, casi eléctrico, brillante, sin denotar en ningún momento sus casi tres años de crianza. Nariz compleja, con notas minerales y a hidrocarburos, lo que denota su crianza sobre lías finas. Con el paso del tiempo aparece la fruta más escarchada, pero fresca y aún viva. En boca muestra todo su disfrute, con una salinidad que habla casi de otros territorios. Este vino, que seguirá creciendo con el paso del tiempo, es ideal para maridar con mariscos, verduras, todo tipo de pescados, especialmente azules y grasos, quesos y arroces. Un vino para disfrutar por copas en cualquier ocasión. Un placer por descubrir en cada una de las 3251 botellas que conforman esta primera añada 2014 de Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda.

 Vinos con carácter y personalidad

 Bodegas Vivanco representa uno de los perfiles de bodegas más comprometidas con la innovación en la elaboración de vinos de la DOCa Rioja. Detrás de la pasión de Rafael Vivanco y su equipo, se esconde un trabajo de investigación en torno a las variedades autóctonas riojanas y las 300 hectáreas de viñedo propio que posee la bodega que, durante los últimos años, ha venido a alumbrar alguno de los vinos más atrevidos de la denominación. Sus monovarietales Colección Vivanco Parcelas de Garnacha, Colección Vivanco Parcelas de Mazuelo, Colección Vivanco Parcelas de Maturana Tinta y Colección Vivanco Parcelas de Graciano, y sus vinos de finca Colección Vivanco 4 Varietales y Colección Vivanco 4 Varietales Dulce de Invierno, todos ellos premiados nacional e internacionalmente, han desvelado las enormes posibilidades de estas variedades riojanas para elaborar vinos con gran personalidad si se cultivan en terruños adecuados. A eso hay que sumar la reinterpretación de las categorías clásicas de Rioja con vinos de perfil moderno como Vivanco Crianza y Vivanco Reserva, y la incorporación de variedades como las también autóctonas Tempranillo Blanco y Maturana Blanca a su vino, Vivanco Viura-Tempranillo Blanco-Maturana Blanca.

Entre otros reconocimientos, Bodegas Vivanco recibió en febrero de 2016 el Premio a la Trayectoria de la Empresa Familiar Año 2015, concedido anualmente por la Firma Internacional EY (Ernst&Young Global Limited). En septiembre de 2014 la revista Wine&Spirits seleccionó a Bodegas Vivanco entre las 100 mejores bodegas de todo el mundo, según la lista “Wine&Spirits’ Top 100 Wineries of the Year for 2015”. Galardones que se suman, entre otros, al Premio Bodega del Año por parte de la Guía Gourmets (2013).

 ¿QUÉ ES VIVANCO? www.vivancoculturadevino.es

Vivanco es su origen familiar. En 2004, la FAMILIA VIVANCO decidió hacer realidad en Briones, La Rioja, el sueño de toda una vida de entusiasmo y dedicación: compartir con el mundo su pasión por la Cultura del Vino. Con un origen humilde desde el viñedo, el vino ha sido el eje vital de la familia durante cuatro generaciones y 100 años de trabajo y compromiso. Con un espíritu pionero y una ilusión sin límites, era el momento de compartir esta vocación devolviéndole al vino todo lo que el vino les había dado.

Vivanco es mucho más que vino. Una BODEGA donde se entiende el vino desde una visión exigente, dinámica y actual. Un proyecto enológico contemporáneo con unos vinos diferentes y singulares, procedentes de los viñedos de la familia. La expresión auténtica de una tierra repleta de curiosidades.

Vivanco es mucho más que Cultura. Una FUNDACIÓN donde el pasado y el presente se hacen uno. Un apasionante viaje a través del conocimiento y la historia, con un Museo único donde se descubre la esencia del vino desde la experiencia, sensibilidad e innovación.

Vivanco es mucho más que Experiencias. Vivanco quiere transportar al amante del vino a un nuevo universo de sensaciones donde el mismo vino toma todo el protagonismo. Una nueva forma de ENOTURISMO con más de 9.000 m² de emociones y actividades alrededor de la cultura, el arte, la gastronomía, el sabor y la diversión. El punto de encuentro entre conocimiento y disfrute del vino.

Hoy Vivanco entiende el vino como una forma de vida desde una perspectiva innovadora y llena de energía ofreciendo una experiencia única y exclusiva en torno a la Cultura del Vino. Bodega, Fundación y Experiencias son el fiel reflejo del compromiso de la Familia Vivanco para “devolverle al vino lo que el vino les ha dado”.